Cerveza tipo “Altes Helles”

El tercer proyecto de esta página web consiste en hacer cerveza tipo “Altes Helles“.

La fabricación artesanal de cerveza es un proceso no exacto. Conforme más experiencia se adquiere haciendo cerveza casera, más se aprende y más ideas surgen para optimizar o facilitar los diferentes pasos a seguir. Además, conforme uno está más convencido de que hacer cerveza es un hobby que se desea adquirir, más apropiado resulta el invertir en equipo que facilita el proceso o mejora los resultados esperados.

Hacer cerveza casera es un hobby muy interesante, que requiere esfuerzo y que permite compartir tiempo con amigos, alcanzar un objetivo y disfrutar de los resultados en un periodo relativamente corto. Al principio es necesario invertir en equipo especial, que no es particularmente costoso, aunque como en todos los hobbies, la cantidad de la inversión no tiene límite superior.

El objetivo de fabricar cerveza en casa debe ser aprendizaje, diversión, pasatiempo, etc. Ya que ir al supermercado a comprar cerveza resulta más rápido, barato y la calidad de la cerveza es muy buena (al menos en México y Alemania).

Receta para hacer 20 litros de cerveza.

Aparatos/recipientes necesarios:

  • Olla para cocer la malta con capacidad de 25 litros
  • Recipiente con capacidad de 25 litros
  • Cuchara grande para revolver el contenido de la olla
  • Termómetro con rango -10° – 110°  centígrados
  • Tela de manta (se usará como filtro)
  • Recipiente para dejar fermentando el mosto (fermentador)
  • Colador
  • Una balanza capaz de medir gramos
  • Saquito para los pellets de lúpulo
  • Filtros de 25 cm de diámetro y 20 cm de alto, y aparato para colocarlos
  • Jodo para evaluar la cantidad de azucares contenidos en el mosto
  • Otros recipientes generales de cocina

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ingredientes necesarios:

  1. Agua
  2. Malta molida para hacer cerveza “Altes Helles”
    600 g de malta tipo Pilsen (Pilsener Malz)
    3100 g de malta tipo Munich (Münchener Mal)
    650 g de malta rubia de trigo (Weizen Malz hell)

    5 g malta colorante (Farbmalz)

  3. 32 gramos de pellets de lúpulo
  4. 7 gramos de levadura de alta fermentación

Preparación

  1. Calentar 16 litros de agua hasta alcanzar los 40 °C.
  2. Echar la malta y revolver.
  3. Calentar la mezcla (mosto) hasta alcanzar una temperatura de 50 °C. Procurar que la temperatura del mosto vaya aumentando a razón de 1 °C por minuto.
  4. Mantener la temperatura de 50 °C por 30 minutos. Revolver con la cuchara regularmente.
  5. Aumentar la temperatura del mosto a 66 °C y mantener a esa temperatura por 60 minutos. Revolver con la cuchara regularmente.
  6. Aumentar la temperatura del mosto a 78 °C y mantener esa temperatura por 10 minutos.
  7. Opcionalmente hacer la prueba de yodo para verificar el nivel de azúcar en el agua. De no pasar la prueba del yodo, mantener la temperatura por otros 10 minutos y repetir. Si se ha sido cuidadoso con el procedimiento, generalmente la prueba de yodo no es necesaria.
  8. Con el colador metálico filtrar el líquido de la malta
  9. Y volver a filtrar el líquido con ayuda de la manta
  10. Agregar 12 litros de agua al líquido y calentar hasta hervir.
  11. Echar los pellets de lúpulo en la red, hacer un nudo y echar la red al líquido hirviendo. Dejar el líquido hervir de 60 a 90 minutos. Menos tiempo si se desea una cerveza no tan amarga y más tiempo si se desea una cerveza con un sabor intenso a lúpulo.
  12. De la red con los pellets de lúpulo saldrá polvo de lúpulo, por lo cual es necesario un filtrado más. Esta vez con ayuda de los filtros de 25 cm de diámetro y el portafiltros. Cambiar el filtro cuando este esté atascado y ya no deje pasar más líquido. Al final quedaran alrededor de 20 litros.
  13. Dejar que el líquido se enfríe hasta temperatura ambiente (25 °C). Tomará tiempo.
  14. Agregar la levadura, revolver intensamente y cerrar el fermentador.
  15. Almacenar el fermentador a una temperatura de entre 18 °C a 25 °C por un periodo de 14 días.

Conclusiones respecto al proceso de hacer cerveza

  • Durante todo el proceso se pierde mucha agua por evaporación. El momento de agregar más agua puede variar, y la cantidad también. Una idea es calentar los doce litros de agua y con esta agua “lavar” la malta después de haber sido filtrada. Así sacando un poco más de azúcar de ella.
  • El filtrado es un proceso tardado, y que requiere mucho esfuerzo. Es conveniente pensar bien la estrategia que se usara para filtrar y equiparse bien con ollas, y demás utensilios que puedan facilitar la filtración.

¿Qué hacer con la malta después de haber sido usada?

Al final del proceso de elaboración de la cerveza se tienen varios kilos de malta usada, y tirarla a la basura es un poco triste. Existen varias posibilidades para darle un mejor uso a la malta:

  1. Usarla para alimentar animales (gallinas, vacas, etc.)
  2. Usarla para hacer composta
  3. Hacer pan

Embotellado

Después de que la cerveza se ha dejado fermentar por 14 días, es necesario ponerla en botellas de vidrio. Una recomendación es mover el fermentador al lugar donde se llevara a cabo el embotellado unos días antes o preferentemente no mover. La razón es que durante la fermentación, las partículas pesadas se asentarán en el fondo del fermentador, al mover este de un lugar a otro, estas partículas vuelven a levantarse. Lo mejor es que se queden abajo para que la menor cantidad de ellas llege a las botellas.

A considerar:

  1. Para esterilizar las botellas que se van a usar, estas se deben de lavar muy bien y después meter al horno por unos 5 minutos a 110°, y posteriormente dejarlas enfriar a temperatura ambiente antes ser llenadas.
  2. Cada botella se llenara hasta dejar unos tres centímetros vacíos
  3. Agregar media cucharita de azúcar (opcional). Esto ayuda a que se produzca aun más alcohol y CO2 en la cerveza.

Almacenamiento

Dejar las botellas en un lugar donde la temperatura sea de 18 -21°, para que así se forme CO2. Después deberán ser transportadas a un lugar más fresco donde permanecerán erguidas por un periodo de tiempo de 4 a 6 semanas, durante la maduración de la cerveza. Durante este tiempo la levadura y demás partículas se asentaran al fondo de las botellas y la cerveza se clarificará.

Cerveza reposando para su maduración.

Producto final

A continuación algunas imágenes de la cerveza servida en vasos o tarros, lista para ser bebida.

La cerveza producida de esta forma debería de resistir al menos unos 5 meses, si las botellas fueron correctamente lavadas y se mantiene en refrigeración.

¡Salud!

Notas:

Está receta se tomó de la página de Gastro Brennecke:

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.